Curiosidad: Existen los juegos de casino en el simbolismo literario

El simbolismo fue un flujo poético que se inició en Francia y Bélgica en el siglo XIX, que se expandió rápidamente por toda Europa, y fue ganando seguidores en todas partes del mundo, incluso en América Latina.

Esta corriente se caracterizó por oponerse a la representación exacta y literal del mundo, concibiendo la poesía y la literatura como algo casi místico, colocando en primer plano el poder imaginar las cosas por sus características que las hacen cómo son, por lo que se valen muchísimo de la imaginación.

El Simbolismo en la literatura

El escritor nacido en estados Unidos Edgar Allan Poe fue uno de sus precursores, y logró influir grandemente en Charles Baudelaire. En España tuvo sus antecedentes con Gustavo Adolfo Bécquer y Salvador Rueda, y el simbolismo se insertó en una gran corriente más compleja llamada Modernismo, que comenzó en América Latina.

Los cubanos Julián del Casal y José Martí, el colombiano José Asunción Silva, el nicaragüense Rubén Darío y el mexicano Manuel Gutiérrez Nájera  fueron algunos exponentes del simbolismo en Latinoamérica, y en España lo fueron Antonio y Manuel Machado y Juan Ramón Jiménez entre otros.

Pero el simbolismo no fue una corriente solamente literaria, fue una corriente artística que se expresó también en la pintura y en la escultura como el escultor francés Pierre Rodin o el arquitecto español Antonio Gaudí.

Los juegos de casino y el simbolismo literario

La palabra casino proviene de la lengua italiana, y hace referencia a un club, un sitio donde los hombres acudía a divertirse. Según el diccionario de  la Real Academia Española (RAE) se refiere una asociación integrada por personas con intereses, condiciones y características comunes.

En la actualidad, de manera general, la palabra casino se relaciona con un local o establecimiento, que muchas veces son parte de hoteles, donde las personas acuden a realizar apuestas. En estos casinos existen muchos juegos de azar y los asistentes pueden disfrutar de diversos espectáculos.

Los juegos de azar más populares en los casinos, suelen ser las máquinas tragamonedas o tragaperras, la ruleta, los juegos de cartas o naipes.

Uno de los casinos más famosos del mundo es el Casino de Montecarlo, en Mónaco, el cual se destaca por el lujo de sus instalaciones. Fue diseñado por el arquitecto Charles Garnier, el mismo que diseñó la Ópera de París.

Los representantes del simbolismo, como la mayoría de los escritores, plasman en sus obras el pensamiento y las acciones de su la gente de su época. Y a finales del siglo 19 y comienzos del siglo 20, los casinos eran lugares muy frecuentados, sobre todo por los hombres de clase media alta.

Hay críticos que consideran varias de las obras de Baudelaire, uno de los mayores exponentes del simbolismo, un tratado moral de la época.

Varias obras de la literatura universal de dicha época mostraban a los protagonistas jugando naipes, fumando y bebiendo, donde estos sitios se convertían en el telón de fondo donde se planificaba, se desarrollaba o culmina la trama, por supuesto sumergidos en el estilo propio de cada quien.

Generalmente, el personaje asistía a los casinos a conversar y beber, pero sobre todo a pensar en su tragedia personal, y en la decadencia de la sociedad en la cual se desenvuelve. ¡La literatura y los casinos unidos por una corriente artística!

admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *